¿Puede el sonido matarnos?

En "El Asunto Tornasol," uno de los volúmenes de la clásica serie de cómics Tintín, el brillante profesor Tornasol inventa un dispositivo sonoro tan destructivo, que es secuestrado por un gobierno hostil para que los construya como un arma disuasiva que destruya mediante ráfagas acústicas ciudades enteras.Por suerte Tintín junto a su amigo Cálculo y el capitán Haddock logran rescatar a Tornasol y así frustrar el plan delos malévolos militares.



¿Hay algo de cierto detrás de esta historia? ¿Puede el sonido matarnos realmente? El sonido se produce por las ondas de presión que se mueven a través de un medio, como el aire. Esas ondas también se desplazan a través de sólidos y líquidos, lo que significa que también pueden moverse a través de los cuerpos. En teoría, si se puede acumular suficiente presión dentro de un órgano o tejido, se puede hacer que este explote.



Las dos medidas clave del sonido son los decibelios (dB) y los hertzios (Hz). Un decibelio es una unidad de intensidad sonora, mientras que el hertzio se refiere a la frecuencia en la que las ondas acústicas se están moviendo. En una conversación normal se produce entre 50 y 65 dB. Una cortadora de césped corre alrededor de 85 a 90 dB, un martillo neumático produce 110 dB, mientras que un motor a reacción alcanza cerca de los 140 dB.
Los seres humanos sólo pueden oír ondas sonoras entre 20 y 20.000 Hz, pero estas aún nos pueden afectar por debajo de ese umbral. Si tú te sientas delante de un subwoofer con una frecuencia a 19 Hz y un volumen de 100 dB, no oirás nada – pero sí vas a sentir las vibraciones- De hecho, a los 19 Hz, tus ojos comenzarán a ir a por todas las direcciones, ya que esta es la frecuencia de resonancia del globo ocular humano. Si te expones a ondas de sonido de 177 dB y 0,5 a 8 Hz, tus pulmones se van a ver afectados, haciendo que tu respiración sea irregular y sacuda literalmente tus huesos. Esta exposición a corto plazo puede dañar las articulaciones, pero los efectos una exposición crónica también te producirá náuseas y discapacidad visual.



La Agencia Espacial Europea (ESA) creó una cámara de amplificación conocida como LEAF para probar la resistencia acústica de sus satélites que produce sonidos superiores a los 156 db que es el equivalente de tener al lado del oído un motor de jet. Dentro del LEAF nadie podría sobrevivir debido al factor de estar encerrado en la cámara ya que en el exterior, las ondas sonoras se dispersan y disipan demasiado rápido como para llegar a niveles letales. Se ha calculado, por ejemplo que requeriría 240 dB para hacer una cabeza humana explotar. Eso es un montón de decibelios, sería casi imposible generar tal nivel de ruido.



Pero para fines no letales, las armas de sonido pueden ser realmente útiles. Digamos, por ejemplo, que quieres evitar que un bote lleno de piratas somalíes se unan a al crucero. Trata de encender el LRAD (Dispositivo Acústico de Largo Alcance) cuyo costo es de $30.000 dólares, dispara un haz acústico de 150 dB de ruido, suficiente para causar la pérdida permanente de la audición de sus objetivos, incluso a distancias de 300 metros.




Tla vez no mueras nunca por exceso de sonido pero si escuchando la música de Avril Lavigne



Fuente: HowStuffworks





3 comentarios

Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!