Killeringa utiliza cookies. Lea nuestra Política de Privacidad para obtener más información. Para eliminar este mensaje, haga clic en el siguiente botón: Acepto el uso de cookies

Mi experiencia en una trilogía del juego Verdun PARTE III

Puntos900

Seguidores0

Favoritos0

Visitas6

Publicado El 01 de enero a las 00:00



Para los que están perdidos:

Parte I: http://www.killeringa.org/posts/offtopic/26958/Mi-experiencia-en-una-trilog-a-del-juego-Verd-n.html
Parte II: http://www.killeringa.org/posts/offtopic/31386/Mi-experiencia-en-una-trilog-a-del-juego-Verdun-PARTE-II.html


CAPÍTULO FINAL




WE CAN


Habían pasado las dos últimas batallas y ni deseaba pensar en una retirada o en abandonar al ejército alemán bajo dos empates cerrados. Adolfito me seguía inspirando y alentando a continuar contra la Triple Alianza, especialmente contra todos aquellos jugadores europeos que estaban en contra mía y en su mayoría hablaba inglés. Pasó Fort Douaumont, pasó Argonne, ¿Qué región sería la siguiente en esta guerra?; pese a la ausencia de las regiones de Picardía y Flandes, el siguiente escenario me cautivo para siempre cuando tuve la oportunidad de pelear una de las mejores batallas que tuve en mi querido juego en Steam (en debate si es la batalla número 1)







La batalla comenzó bajo nuestra conquista. Al final de la segunda batalla, yo me había decidido a forjar la confianza del ejército y Adolfito de su propia mente. La batalla era difícil y ya no podíamos sostener otra revancha bajo un EMPATE!. Fue entonces que, pensando un poco, alenté como un hincha y un psicólogo al ejército alemán bajo la frase:

WE CAN



De esta manera, rompí las pelotas todo el partido escribiendo esa mítica creencia positiva en el chat global. Esta frase venía acompañada de otros conectores y oraciones que iban molestando al ejercito aliado. Fue tanta la confianza y la fe que logramos conquistar, luego de una lluvia de reencarnaciones y despedidas, la primera y principal trinchera enemiga. Los alemanes iban ganando 1-0 y la molestia de los jugadores rivales hacia con mi creencia "We can" ya había marcado un punto importante en la batalla. Al mismo tiempo, mostraba mi argentinidad en un juego donde no hay muchísimos sudamericanos, lo que llevaba a que yo recibiera insultos en inglés y a veces en francés.



Destaco la importancia de Adolfito en esta batalla ya que su liderazgo y habilidad nos ayudaba a destrozar a los franceses y a tomar las posiciones en "No man's land". Adolfito junto con algunos soldados me felicitaban por mi apoyo psicológico que el ejército recibía en la batalla. Otros eran indiferentes y cumplían con su misión pero parecía de ficción el aura positivo de que ibamos a obtener la victoria.

Luego de conquistar la primera trinchera, fuimos a por la segunda. Yo no fui el mejor jugador de la batalla pues estaba siendo asesinado en múltiples ocasiones. Sin embargo, mi voz y la creencia positiva seguían brotando en las trincheras y la rabia de algunos jugadores enemigos los llevaba a perder la concentración contra mis compañeros quienes aprovechaban la batalla psicológica para tomar la trinchera.

Morteros, balas perdidas, el fuego de las ametralladoras; tomar la segunda trinchera costaba muchísimo. Pero no todo es imposible y al final gracias a sus descuidos y a nuestra agresión, el ejército francés perdió la segunda trinchera y nuestra victoria estaba asegurada. Yo me exalte totalmente y destroce el teclado con creencias positivas exaltando mi argentinidad con la frase "WE CAN". Fuimos a la tercera trinchera pero su defensa fue suficiente para impedir otra nueva conquista por lo que el resultado terminó en un 2-0 a favor de los alemanes. Me sentía féliz; lo prometido se hizo realidad y toda nuestra racha de empates había terminado para siempre en Artois.





Epílogo


Sufrí puteadas de ingleses y europeos enemigos, como por ejemplo: "Felicidades para todos los jugadores menos los que son argentinos". Con Adolfito nos reíamos y nos recompensabamos con felicitaciones al ejército y a nosotros mismos. Lamentablemente, la rivalidad siguió en pie bajo otro empate donde mi confianza se vio castigada bajo el poder de mis enemigos los cuales no eran los mismos en las tres batallas. Me sentí enojado luego de esa batalla pero gracias a Dios había vivido la conquista de Artois y me había llevado la amistad de Adolfito que hoy en día sigue desconectado, por lo menos en Verdun. Nunca más volví a ver a los demás jugadores así que estas tres partes son la única fuente verídica de esta trilogía la cual viví y agradezco por haberla vivido y todavía poder relatarla en Killeringa o en otro sitio dentro o fuera de Internet.
Artois fue hermoso, pero más hermoso es disfrutarlo en su momento como todos hacemos en nuestra vida.

Con todo lo relatado anteriormente, me despido por hoy y ojala pueda relatarles otra anécdota de la vida que valga la pena y el respeto de ser contada. Cuidense y gracias por pasar





Gracias por todo Killeringa!

Registrate para poder usar todas las funciones del sitio.

Comentarios

3
Cargando los comentarios espera un momento...
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O ya tienes usuario? Logueate!

Full Killer

Tute

Es un Hombre

Vive en Argentina

Se unio el 01 de enero de 1970

Puntos78,237 Seguidores17 Temas90

"No comparte mensaje personal"

Ayuda Chat Contacto Protocolo Términos y condiciones Privacidad de datos Report Abuse - DMCA Powered by PHPost